LA V FIESTA DEL ADELANTAMIENTO CAMBIA DE FECHAS Y SE CELEBRARÁ DEL 23 AL 26 DE MAYO

0 8

El Ayuntamiento de Cazorla comienza a programar y coordinar la próxima Fiesta del Adelantamiento, que este año celebrará su quinta edición y se celebrará del 23 al 26 de mayo, “un evento que recreará un escenario histórico situado entre 1534 y 1606, un periodo destacado en la historia del Adelantamiento en Cazorla en el que se desarrollaron cambios políticos, económicos, urbanísticos y sociales”, ha manifestado la concejala de Cultura, Nuria Serrano. En esta línea, ha apuntado que “esta fiesta unirá el ocio, la cultura y las tradiciones, rememorando uno de los hechos históricos más destacables de este municipio y a la vez, poder disfrutar de diversas actividades en un contexto de recreación de esta época”.

Serrano, ha trasladado que “este evento pretende buscarse un hueco en el espacio turístico y cultural de Andalucía, a través de la historia y las tradiciones mediante la colaboración vecinal, asociativa y los colectivos, que jugarán un papel muy importante en esta muestra cultural e histórica y en la que pretendemos que el cambio de fecha en primavera sirva de impulso a recibir más visitantes en este evento”. Al hilo, ha remarcado que “ya estamos trabajando en el desarrollo de esta fiesta en la que se decorarán las calles del casco urbano trasladándonos a la época, se caracterizarán personajes como hidalgos, clérigos, militares, artesanos, ganaderos o agricultores, todo para mostrar un fiel reflejo de la vida en el municipio hace quinientos años”.

Contexto Histórico

Cazorla había sido la cabecera del Adelantamiento, un señorío jurisdiccional que pertenecía al arzobispado de Toledo desde 1231, año en el que el rey Fernando III el Santo realiza la donación de este territorio tras su conquista a los moros.

Desde entonces, el arzobispado había tenido los derechos del adelantamiento de Cazorla hasta que, en el año 1534, el arzobispo Juan Tavera nombra adelantado al secretario del Emperador Carlos V, el ubetense Francisco de los Cobos. Mediante una bula expedida por el papa Paulo III, consigue que este nombramiento sea perpetuo. Esto supone que todos sus descendientes varones y hembras, los que serían los marqueses de Camarasa, obtengan los derechos del Adelantamiento de Cazorla, tanto para el aprovechamiento de sus frutos como la administración de justicia.

Tras la muerte de Tavera, el nuevo arzobispo Juan Silíceo, que no concebía esta perpetuidad del Adelantamiento para la familia de los Cobos, comienza un pleito contra los dichos marqueses de Camarasa para recuperar los derechos de este señorío. El litigio se alargará varias décadas, concluyendo en el año 1606 cuando el arzobispo Bernardo de Sandoval y Rojas tome posesión del Adelantamiento.
Durante esta etapa histórica, se había producido un importante cambio urbanístico en la villa medieval de Cazorla, dando paso a una nueva etapa renacentista. Francisco de los Cobos, considerado como uno de los grandes mecenas de la provincia de Jaén, dejó su impronta en todos territorios donde tuvo poder económico y político.

Para la villa de Cazorla, plantea una remodelación urbana inspirada en las nuevas influencias que había observado durante su viaje a Italia, y lo hará mediante la construcción de una plaza que pudiera albergar un templo de ambiciosas dimensiones y que se convirtiera en el nuevo centro político, económico y administrativo. Para llevar a cabo este proyecto, se construye una compacta bóveda de medio cañón sobre el rio Cerezuelo, atribuida a Andrés de Vandelvira, el arquitecto por excelencia del Comendador Mayor de León.