El Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, elegido lugar ideal para ver (y escuchar) la berrea del ciervo

0 34

Cazorla es uno de los mejores lugares de toda España para ver la berrea del ciervo, un espectáculo de la naturaleza que hay que vivir, al menos, una vez en la vida. Así, al menos, lo ha decidido la prestigiosa revista National Geographic, que suma este parque natural a otros nacionales como la Sierra de la Culebra en Zamora o el Parque Nacional de Cabañeros.

La berrea es el período de celo del ciervo. Esta ocurre desde mediados de septiembre hasta mediados de octubre, cuando los días se van haciendo ya más cortos y la temperatura refresca. Durante este período de unos 30 días, los ciervos macho emiten unos sonidos guturales, bramidos para atraer a las hembras y, a su vez, defender el territorio propio de otros ciervos macho.

La berrea también va acompañada de poderío físico: los ciervos, a la vez que braman, frotan sus cuernos contra los árboles, dan golpes contra el suelo con sus poderosas patas y marcan toda su zona con la orina.

La berrea es un sonido tan potente que puede escucharse a través de varios kilómetros de distancia. Es un sonido muy grave y prolongado, que puede durar varios segundos. Los ciervos suelen colocarse en lo alto de colinas y en zonas abiertas, ya que de este modo el sonido se dispersa mucho mejor.

La berrea es un espectáculo natural fascinante que atrae a miles de visitantes cada año y es exclusivo de la época del celo del animal. El resto del año, los ciervos se comunican enter sí mediante señales visuales y olfativas, nunca con sonidos. Además, el bramido también ofrece pistas acerca del propio animal: cuanto más fuerte y potente sea, más probabilidad de que el macho que lo emita sea grande y fuerte y atraiga, así, muchas más hembras.

Este sonido, además, no es propio solo de los machos: las hembras emiten una especie de balido en la época del celo para atraer la atención de sus posibles pretendientes.

Este fenómeno, que puede contemplarse en la Sierra de Cazorla, ha de verse tomando una serie de precauciones para que la visita no interrumpa su proceso natural.

  • Es conveniente mantener una distancia prudencial, no ya solo para no interferir en este proceso natural, sino para evitar cualquier confrontación con el animal: por mucho que Disney haya inventado a Bambi, los ciervos son animales salvajes y de gran tamaño que pueden resultar agresivos, sobre todo si están en celo.
  • La berrea suele darse en las primeras y últimas horas del día, cuando el ciervo está más activo que nunca, y es preferible evitar los días de climatología adversa, con lluvia o viento.
  • Es preferible mantenerse en silencio: los ciervos oyen muy bien y son sensibles a los ruidos, se pueden asustar.
  • No te frustres si los escuchas, pero no los ves: paciencia y lleva prismáticos o cámaras con un buen teleobjetivo.
  • Puedes echar un vistazo en internet y contratar un paquete de viaje con guía para observar mejor la berrea con todas las garantías de seguridad.